La conformación de la banda es reflejo de su búsqueda integradora: artistas de Ayacucho, Pucallpa, Huancavelica y Lima son los integrantes de La Sarita. Su música es consecuencia de las vivencias de sus miembros, no hay moda, no hay pose, no hay oportunismo, sólo existe el esfuerzo por dar a la luz un nuevo arte, uno que represente, de verdad, al ROCK DEL NUEVO PERU.

LA SARITA SOMOS:
Martín Choy-Yin Tarazona: guitarra eléctrica.
Renato Briones Astete: bajo.
Carlos Claro Rubina: Batería
Marino Marcacuzco Cucho,”Marinocha de Aucará“: violín andino.
Raúl Curo Valenzuela, “ Calavera de Huaycahuacho “: arpa andina.
Julio Pérez Luyo: Voz
Carlos Saire,” Encanto de Puquio“: danzante de tijeras.
Ulises De La Cruz Matamoros , “ Rey Ulises “ : danzante de tijeras.
Demer Ramírez Nunta: Flauta, guitarra eléctrica.
Dante “Choclito” Oliveros Sánchez: Percusión
Paul Paredes Choquehuanca : Teclado.

Contacto: lasarita@lasarita.pe
Contratos: contratos@lasarita.pe
Merchandising: tienda@lasarita.pe
Club de fans: club@lasarita.pe
Teléfonos: 992458123
                 116*4632





















1.-
El techadito
2.-
Imataq viday karcca (Qué fue de mi vida)
3.-
La valenciana
4.-
Nokon ashee (Mi cultura)
5.-
Sin tí
6.-
Nadie conoce a esa mujer como yo
7.-
¿Qué nos pasó?
8.-
Identidad
9.-
Shipibo soy
10.-
Danzaq no se cansa
11.-
La danza de los gallinazos
12.-
Creo en tí

Han sido 14 años de aprendizaje. Después de ese tiempo descubrimos que la música ha sido para nosotros tan sólo un hermoso pretexto, un maravilloso camino para llegar a un objetivo más importante: darle un significado real y verdadero a la palabra patria.

Un documento nacional de identidad puede identificarnos como compatriotas, como miembros ciudadanos de una misma nación, como seres que comparten creencias comunes, como iguales……pero eso no es cierto en nuestro caso. Seguimos siendo una sociedad caracterizada por prejuicios que abren inmensos abismos entre los peruanos, abismos nefastos que convierten nuestra mayor posibilidad en problema endémico.

Porque nuestra mayor riqueza es nuestra diversidad cultural, diversidad humana que convierte al Perú en un país de múltiples visiones, caminos y soluciones, en un país de infinitas posibilidades.

Pensar, creer y justificar que existe una cultura mejor y que esta debe imponerse sobre otras es lo peor que nos puede seguir sucediendo a estas alturas de nuestra historia. Porque hoy el reto que tenemos es construir una identidad sustentada en nuestra diversidad de identidades, desterrando el prejuicio y desprecio cultural que termina por aprobar el abuso y atropello hacia quienes son considerados ciudadanos de categoría inferior.

Por que no basta un DNI para sentirse peruano/a, para serlo, salimos a recorrer las calles y barrios Limeños en búsqueda de nuestros compatriotas…..y nos encontramos, pues, Lima hoy sí es el Perú por haberse convertido en el crisol donde convergen todas las sangres.

Este feliz encuentro ha sido posible gracias a la música, ella ha sido el puente a través del cual hemos podido enlazar mundos, esos maravillosos mundos que conforman nuestro país; a través de ella hemos construido vínculos de cariño que proyectaron nuestro afecto hacia tierras y pueblos que no conocíamos aún, pero que empezamos a sentir cerca a través del amor y respeto a su gente.

De este modo, a nuestra manera, construimos nuestra  patria, así le dimos un significado en nuestras vidas y en nuestras mentes, le dimos rostros, almas, cuerpos y lenguas, ya no era solamente una palabra vacía, así, a nuestro modo lo hicimos………nos dimos identidad.